Prevención

Efermedad cardiovascular

¿Qué es?

La enfermedad cardiovascular es la enfermedad del corazón secundaria a arterosclerosis que afecta las arterias coronarias que nutren el corazón y otras arterias del cuerpo, especial la aterosclerosis de las arterias cerebrales, de la aorta y de las extremidades inferiores.

El conjunto de enfermedad arterial aterosclerótica es causa de infartos de diferentes órganos (corazón y cerebro), aneurisma o dilatación anormal de la aorta abdominal y gangrena de las extremidades inferiores.

La enfermedad coronaria es un tipo de enfermedad del corazón. Es causada por el bloqueo gradual de las arterias coronarias. Su corazón obtiene oxígeno y nutrientes de la sangre que fluye a través de estas arterias.

En la enfermedad coronaria, se forman acumulaciones gruesas de tejido graso en el interior de las paredes de las arterias coronarias. Estas acumulaciones se llaman placas.

Al engrosarse la placa, disminuye el flujo de sangre. Esto hace que el corazón reciba menos oxígeno. La placa, o un coágulo de sangre que se forma en la placa, pueden bloquear totalmente la arteria. Este adelgazamiento de las arterias por la placa, y a veces el bloqueo completo, aumentan el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y de morir súbitamente.

Las EVC se clasifican de la siguiente manera:

  • Enfermedades cerebrovasculares donde existen alteraciones de la circulación cerebral.
  • Enfermedad isquémica del corazón que se debe a un estrechamiento progresivo de la luz de las arterias coronarias.
  • Enfermedades vasculares periféricas la cual consta de y trastornos de la circulación de arterias o venas, donde el flujo sanguíneo es lento u provocan el estrechamiento de vasos, dolor e hinchazón, lo cual pude provocar embolia pulmonar.
  • ¿Cuáles son sus causas?

  • Niveles elevados de colesterol, triglicéridos y otras sustancias grasas en la sangre.
  • Presión arterial elevada.
  • Elevados niveles de ácidos úrico en la sangre (ocasionados principalmente por dietas con un alto contenido proteico).
  • Ciertos desórdenes metabólicos, como la diabetes.
  • Obesidad.
  • Tabaquismo.
  • Falta de ejercicio físico
  • Estrés crónico
  • ¿Cómo se puede prevenir?

  • Deje de fumar.
  • Reduzca el consumo de alimentos con un contenido alto de grasas saturadas y colesterol.
  • Revise los niveles de la presión sanguínea, el colesterol y de azúcar en la sangre y manténgalos bajo control.
  • Haga ejercicio físico al menos 30 minutos diarios, la mayor parte de los días de la semana (o todos los días).
  • Baje de peso si tiene sobrepeso y mantenga un peso saludable.
  • Fuente: www.msal.gov.ar

    Superintendencia de Servicios de Salud
    Setia